Estamos conectados. Muy conectados. Los estudios sugieren que aproximadamente un 93{eabeec32d745f45083328e61148d0a1caff0cc1d073cf091550b252fe6d284ec} del día: durante las compras, el trabajo, el tiempo de ocio, viendo la televisión, hablando con familiares o amigos, comiendo en el restaurante, incluso mientras cruzamos la calle[i]. ¿Demasiado?

pp

www.shutterstock.com

Temeridades a un lado, en una sociedad global así, ávida de contenidos y de entretenimiento, con más de cuatro billones de personas conectadas a internet (lo que supone algo más de la mitad de la población mundial al alcance de un “click””[ii]), y con un mercado como el del internet móvil con smartphones y planes de datos cada vez más baratos (que han conseguido que el 66{eabeec32d745f45083328e61148d0a1caff0cc1d073cf091550b252fe6d284ec} de la población mundial ya cuente con un dispositivo móvil con conexión a internet) no cabe duda de que el mundo está cambiando, y que el acceso, no sólo a la información sino a la divulgación, la identidad, los servicios de pago y el empleo, por fin, se está democratizando.

Es en este ámbito de conexión constante y cambios de paradigma donde recientemente veíamos cómo más de la mitad de la población mundial usa las redes sociales cada mes, con 9 de cada 10 usuarios accediendo a las plataformas de Social Media vía Mobile, y con una media de seis horas al día de conexión (sí, aproximadamente, un tercio de nuestras vidas).

fdsfsd

www.quora.com

Cada día, durante 365 días al año, compartimos información relevante -y no tan relevante- en nuestras redes sociales, y en algo más de un 60{eabeec32d745f45083328e61148d0a1caff0cc1d073cf091550b252fe6d284ec} de los casos, de manera pública. Esto por supuesto, trae sus consecuencias, y en un mar de datos como éste, las empresas “hacen el agosto” -o al menos lo hacían hasta la llegada del temido GDPR y la inminente E-Privacy y prometen una pugna constante por la seguridad de nuestra información privada en todas sus esferas.

Bajo la excusa de “Mis datos no le interesan a nadie”, hemos olvidado que sí, nuestros datos siempre serán relevantes para alguien, afectan a nuestra reputación online e incluso en las manos equivocadas pueden ser peligrosos.

Así veíamos hace unos meses, cómo uno de cada diez procesos de “caza de talentos” acaba descartando al candidato por tener unos perfiles sociales inadecuados -más todos los que se pierden por no estar en redes-; o cómo los expertos en estrategias de marketing digital monitorizan nuestras redes sociales en busca de patrones de comportamiento, comentarios e incluso fotos donde compartamos protagonismo con una marca, ya sea sujetando una cerveza o luciendo alguno de sus logos.

fgfdgdfg

Pinterest, Anita Cuijpers.

Pues bien, puesta de manifiesto la importancia de las Redes Sociales, y a pesar de la creciente tendencia y popularidad de la “contratación online” de candidatos con CRMs empresariales basados en la data intelligence, hoy día a nadie le sorprende que LinkedIn lidere el mercado de la adquisición de talento a través de internet, con sus más de trescientos millones de usuarios y su presencia en más de doscientos países. De hecho, a nadie se le ocurriría pensar que una start-up pretendiera desbancar a Linkedin dentro de este mercado, por muy buenas que sean sus expectativas de crecimiento.

Pues bien, es aquí donde subiéndose a la ola que la Blockchain ha supuesto como cuarta revolución tecnológica, aparecía hace un año la compañía Dock.io, un protocolo de datos descentralizados con más de quince millones de usuarios, una comunidad de Telegram con más de sesenta y tres mil usuarios y un token, el DOCK (USD 0,05[iii]) que promete revolucionar el sector de la contratación.

Estamos ante una iniciativa creada por el equipo que desarrolló Remote.com y que tiene la firme intención de construir una plataforma online para los recruiters basada en la adquisición y transaccionalidad de los datos profesionales de los usuarios mediante protocolos de verificación con base en la Blockchain de Ethereum; y con el objetivo claro de solucionar lo que ellos denominan el “data hoaring” (problema del alojamiento de datos) de las actuales redes sociales, que ni incentivan -ni desincentivan- por compartir nuestros datos personales, perfiles profesionales, reseñas, artículos y otros paquetes de información.

Es decir: crear un internet más conectado y descentralizado que abogue por incrementar la confianza y la transparencia, invitando a mejorar la ética en el intercambio de datos entre plataformas.

fssdfsdf

dock.io

Hagamos un pequeño análisis de su proyecto. Pues, exactamente, ¿cómo pretenden hacerlo?

PRIMERO. ¿QUÉ SUPONE DOCK.IO?

Dock.io se crea como una “Plataforma Descentralizada de Intercambio de datos profesionales” desarrollada para la industria del recruiting activo (empleadores) y pasivo (solicitantes de empleo o freelance), y que conecta nuestros distintos perfiles sociales, reputación online, comentarios, artículos y experiencias compartidas en la red, formando un paquete integrado con esa información de manera que, haciéndonos titulares de nuestros datos (a diferencia de LinkedIn), nosotros mismos elegimos qué plataformas o partners de Dock.io tienen acceso a qué información; y donde por éste acceso, la plataforma de Dock.io reclama un pago en tokens a la aplicación tercera que solicita la información (ej. un Remote.com o un InfoJobs) y verificada la información de nuestros perfiles, retribuye al cedente de los datos, es decir, a nosotros (ej. Somos un Analista de Datos, la compañía “X” solicita a la plataforma de empleo perfiles con nuestras características, dicha plataforma pide acceso a Dock.io por lo que paga a la misma con sus tokens y nosotros si hemos hecho las habilitaciones oportunas cedemos nuestros datos profesionales para el proceso de selección en cuestión, por el tiempo que éste se esté desarrollando y habiendo recibido una retribución en tokens DOCK por la cesión de esos datos). Con lo anterior:

1)   Los recruiters: en un único vistazo, tienen acceso a información integrada de todos nuestros perfiles sociales (valoraciones, recomendaciones y reputación), cuya realidad y vinculación con nosotros ya ha sido verificada (por nosotros, y recibiendo tokens a cambio) y se ahorran tener que buscar las decenas de perfiles sociales de un candidato o preocuparse por la fiabilidad de la información contenida en los mismos, que permanece permanentemente actualizada.

2)   Empresas: Tendrán una reputación online integrada y no perderán crédito ante un cliente por el hecho de tener una red social más desarrollada que otra (véase tener trabajada la reputación online entre los Local Guides de Google y abrir de cero un perfil en Tripadvisor). Reputación y reseñas de nuevo migradas.

3)   Particulares: Igualmente disfrutarán de una reputación online integrada, autorizando el acceso a su información de una manera similar a cómo el GDPR configura la “Privacy by design”. Es decir, facilitando tan sólo los datos que sean necesarios y para un uso determinado, recibiendo tokens por compartir información.

SEGUNDO. ¿DÓNDE PRETENDE DESARROLLAR SU MODELO DE NEGOCIO DOCK.IO?

Principalmente hablamos de protocolos de intercambio de datos, mercados de trabajo online, aplicaciones de networking, herramientas de monitorización de candidatos, sistemas de gestión de recursos humanos y aplicaciones de formación online entre otros. Lo que no descarta por supuesto, otros posibles modelos de negocio.

ghjghj

TERCERO. ¿TIENE FUTURO DOCK.IO?

Dejando a un lado la encriptación y almacenamiento de datos en una Blockchain como la de Ethereum – lo que hace a Dock.io dependiente de la buena marcha de esta red y demasiado costoso migrar o crear una propia- o su meramente esbozado sistema de incentivo de transacciones de datos, analizar el futuro de Dock.io, se antoja complicado. Sin embargo, basándonos en diversos informes oficiales de su ICO podemos hacer un par de afirmaciones.

hfgfghfgh

Primera. Equipo: Estamos ante un elenco de profesionales con más de diez años de experiencia en el sector de la adquisición de talento y el recruiting, si bien, los miembros claves del grupo compaginan su participación en Dock.io, con dos, tres y hasta cuatro proyectos lo que hace preguntarnos el grado de dedicación a Dock.io, que se atisba más como un simple proyecto que avanza lentamente y pierde poco a poco impulso por falta de actividad que como una empresa trabajando por una posición en el sector. Lo que unido a que ninguno de los anteriores proyectos del equipo haya tenido éxito, pone sobre la mesa porqué debemos pensar que Dock.io sí prevalecerá: sí, “fail fast, fail often”, pero ¿y el “learn faster”?

hgfhfghfg

Segunda. ICO: su ICO se ha convertido en una plataforma donde además de en su realidad práctica, los principales informes sugieren invertir de manera especulativa (de hecho, sus principales y más importantes inversores mantienen posiciones en corto), lo que, unido a su profesional, pero “distraído” equipo, ha ido en detrimento de su propuesta como plataforma. Además de estas recomendaciones de “flipping” o inversión en corto, la compañía no explicita a dónde destinarán los fondos que reciban con la venta de tokens, una bandera roja para cualquier ICO, aunque en este caso paliada en cierta medida por la calidad de su equipo y consejeros -todos reconocidos profesionales-, contar con más de treinta partners y ciento treinta convenios, acuerdos con varios Exchanges, más de 50 GB de información profesional migrada a su red o que confíen su auditoría financiera a la firma internacional Deloitte, lo que demuestra que, si bien el proyecto no está maduro, cuenta con sólidas bases y sus expectativas son buenas y despiertan interés[iv]. A pesar de ello, son los más los que piensan que estamos ante un pseudoproyecto de tantos otros que tiene el grupo, y que éste, en concreto “se les ha ido de las manos”. Sin duda, también se muere de éxito si no lo sabes gestionar.

ghgfhgfhfgh

Tercera. Producto: la plataforma en sí ni soluciona un problema ni crea una solución (¿valor añadido?), sino que simplemente propone una nueva forma de entender el intercambio de datos. Mas tarde que pronto podremos monetizar nuestra reputación online al modo P2P, pero aún es pronto para que plataformas como Dock.io puedan garantizarnos monetizar nuestra marca personal y de hecho su modelo, a mi entender, aún tiene problemas importantes que resolver. Por otra parte, a diferencia de la mayoría de ICOs, Dock.io ya tiene desarrollada su plataforma, por lo que, tecnológicamente el riesgo es bajo al tener un producto que vender.

stocks

Cuarta. Mercado, competencia y riesgos: el mercado de la identidad y la gestión de acceso a la misma está claramente en crecimiento (ej. Alastria en España o Mattereum en Londres) y se espera que alcance los 14.8 billones de dólares en 2021 (MarketsandMarkets), lo que significa que a medida que vayan desarrollándose estas plataformas no resulta extraño pensar en una posible adquisición de Dock.io por una gran compañía que vea en su plataforma un activo valioso y un equipo con experiencia.

Sin duda, una forma de enfrentar la feroz competencia existente en el mercado de la adquisición del talento, que pese a no haber afrontado todavía una innovación disruptiva en décadas, es lógico pensar que ésta venga liderada por un gigante tecnológico como Amazon, Facebook o Google. De hecho, éste último ya lanzaba apenas hace unos meses su nueva IA de búsqueda de empleo integrada en su famoso buscador como parte de su estrategia Google for Jobs y Google Cloud Discovery., lo que junto con su ATS (Applicant Tracking System) promete afectar (y mucho) a las pequeñas y medianas plataformas que pretendan dedicarse a la gestión de empleo.

Todo lo anterior, debe entenderse sin perjuicio de que debamos esperar muchos cambios en el sector de la tokenización y las criptomonedas y la ya frecuente y desafortunada proliferación de estafadores -que podrían comprometer la seguridad y privacidad de las personas en busca de empleo. Lo que tanto en su conjunto como por separado, podrían llevar a una gran pérdida financiera e incluso del crédito de la propia compañía por sus principales inversores.

Para concluir, podemos recordar que también existen riesgos para Dock.io relativos a su dependencia de la red de Ethereum, que habiendo experimentado vulnerabilidades en el pasado no excluye que veamos más en el futuro; o los riesgos asociados a regulaciones como el GDPR, donde el impacto que tenga en cada Estado Miembro podrá potencialmente socavar sus operaciones comerciales (ya prohibidas en China) y donde Dock.io deberá además asegurar que tanto los usuarios finales como los terceros intervinientes, sus datos y procesamiento se adhieren al temido Reglamento y proveen de un Marketplace sólido, transparente y que soporte su escalabilidad.

CUARTO. CONCLUSIÓN.

En un mercado como el del recruitment, que parece ignorar que el tejido empresarial de los próximos veinte años estará formado principalmente por millenials (inconformistas, idealistas y ávidos de flexibilidad) y que aún se encuentra migrando de sus antiguas y ya obsoletas políticas (como usar solamente internet y no las redes sociales para encontrar candidatos, prever el Employment Brand como una mera estrategia más de marketing o centrar las descripciones del puesto de trabajo exclusivamente en lo que la empresa necesita y no en las necesidades del candidato), no hace sino poner de manifiesto que la revolución de este sector aún está por venir, y que sin duda, además de necesitar un cambio en lo que a las plataformas de empleo se refiere, sin duda necesitará cambiar radicalmente ese “talent adquisition journey” u “onboarding” entendido como forma en la que los potenciales empleados conocen por primera vez la compañía, participan en su proceso de selección y finalmente, en su caso, se incorporan a la misma. Quién sabe, si gracias a Blockchain, lo acabaran haciendo como el perfil profesional más adecuado para el puesto gracias a la globalización de la red de empleo.

Esta por ver si Dock.io <<se pone las pilas>>, pero si  no lo hace, no será algo estrictamente negativo pues como decía Milton Berle:

Si la oportunidad no llama a tu puerta, construye una”.


Versión actualizada del mismo post, publicado en la revista AgoraChain nº. 7 (julio 2018).

[i] Informe Mobile en España y en el Mundo. Ditrendia 2017.

[ii] Digital in 2018: World’s Internet Users pass the 4 billion mark, We are Social and Hootsuite.

[iii] Coinmarketcap a 13.6.2018.

[iv] De hecho, se sitúa en el puesto 21.189 a nivel global en el ranking Alexa, a 10.6.18